martes, 2 de octubre de 2012

Alabado sea el instinto

Cuando veo a alguien durmiendo a pierna suelta en un banco del parque junto a un carrito con sus pertenencias me  pregunto cómo es posible que el sueño triunfe sobre tantos problemas.

2 comentarios:

  1. Y si confias tu insomnio a las siestas?

    ResponderEliminar
  2. Qué buen insomnio si me desvelo sobre tu cuerpo...

    Mario Benedetti

    ResponderEliminar